La sangre, nuestro elemento vital que no se puede fabricar y salva vidas