Con un bus podrían cubrir el 25% de la demanda de sangre de los hospitales