Plasma rico en plaquetas: la importancia de la seguridad en los tratamientos